Partiendo de la cosmética, utilizada milenariamente para mejorar o cubrir defectos, llegamos a la dermocosmética que tiene en cuenta las necesidades de nuestra piel previniendo y mejorando su estado, así como curando o corrigiendo estados alterados o defectos de la misma.